SATSE gana nuevas sentencias que obliga al SAS a pagar los atrasos de la Carrera Profesional desde 2012

08 febrero 2018

Los últimos fallos judiciales, ganados por la Asesoría Jurídica de SATSE en Sevilla, reconocen el derecho de los profesionales a cobrar con carácter retroactivo el nivel de Carrera adquirido en la certificación de 2012, que fue publicada en 2016. El Sindicato de Enfermería vuelve a exigir que se reactiven los procesos de certificación de Carrera Profesional, con su reconocimiento económico, y se abra además al personal no fijo del SAS.

La asesoría jurídica del Sindicato de Enfermería (SATSE) de Sevilla ha ganado dos nuevas sentencias que obligan al Servicio Andaluz de Salud (SAS) a pagar con carácter retroactivo los atrasos de cuatro años en concepto de Carrera Profesional. En concreto, los últimos fallos judiciales reconoce el derecho del profesional a cobrar los atrasos del nivel de Carrera adquirido en el proceso de certificación de 2012, que fue publicado en verano de 2016, con cuatro años de retraso.

Según explica SATSE, las sentencias admiten los recursos de profesionales contra la resolución del SAS, de 27 de julio de 2016, que aprobaba los listados de profesionales certificados y excluidos del Primer Proceso de Certificación de 2012, y que establecía el reconocimiento de los efectos económicos desde el 1 de agosto de 2016, a pesar de tratarse de un proceso de 2012.

Por eso, el sindicato resalta que en los fundamentos de las sentencias se dictamina que la inactividad de la Administración ante una norma de obligado cumplimiento no puede perjudicar el derecho legal de los profesionales a la progresión en la Carrera Profesional, con todos sus efectos inherentes.

En la misma línea, SATSE subraya que las sentencias coinciden con sus argumentos señalando que el SAS no puede demorar a su antojo unos procesos, que en este caso deberían culminar cada seis meses, estableciendo sus efectos cuatro años después, con un evidente perjuicio para los profesionales, que hubieran percibido y consolidado el complemento correspondiente al nivel de carrera desde 2012 y su progresión a niveles superiores, si la Administración hubiera respetado sus propias normas.

Ante esta situación, el Sindicato de Enfermería explica que, como ya sucediera en sentencias anteriores, se condena al SAS a proceder al del complemento de Carrera Profesional desde el mes que se debió publicar la resolución estimatoria del nivel de carrera, esto es el 1 de julio de 2012 ya que se trataba del primer proceso de certificación de ese año, es decir, con los efectos económicos que proceden desde el día siguiente al vencimiento del plazo semestral que la Administración tenía para resolverlo pero que se mantuvo paralizado durante cuatro años.

Condena en costas
SATSE destaca además que incluso en una de las sentencias se condena al Servicio Andaluz de Salud al pago de las costas judiciales. Por eso el sindicato ha reclamado a los responsables de la Sanidad andaluza que adopten las medidas necesarias para que cese la judicialización de estos procesos ya que se está generando un despilfarro de dinero público y la dilatación en la resolución de los conflictos que debería encontrar una solución en la negociación con los representantes de los trabajadores.

Ante esta situación, el Sindicato de Enfermería solicita que se hagan extensible las sentencias para todos los profesionales que participaron en los procesos de certificación paralizados, sin tener que obligarles a acudir a los tribunales a reclamar sus derechos.

De igual forma,  SATSE vuelve además a reclamar a la Administración que se reanude de forma inmediata los procesos de certificación de la Carrera Profesional paralizados desde 2012 así como el reconocimiento de los efectos económicos derivados de los mismos tal y como establecen los tribunales. 

Personal eventual
Por último, el Sindicato de Enfermería retomará su reivindicación para que el personal no fijo del Servicio Andaluz de Salud tenga también derecho a participar en la Carrera Profesional. A juicio de SATSE es contradictorio que mientras el SAS litiga en los tribunales para poder colocar al personal interino que desea dar trato de privilegio ocupando cargos directivos, se les niega a todo el colectivo de interinos el acceso a la Carrera Profesional y, por tanto, el reconocimiento de su desarrollo profesional en cuanto a conocimientos, experiencia y  cumplimiento  de  los  objetivos  de  la organización a la cual prestan sus servicios.